“El principito” animado es una versión cursi del libro

Reconocida como una de las películas animadas francesas más costosas de la historia del país (con un presupuesto de 80 millones de dólares), la adaptación de Animation Studios de El principito representa una apuesta muy ambiciosa que parece ser una apuesta comercial segura, pero que, artísticamente se queda corta al lado del material fuente.

Dirigida por Mark Osborne (Kung Fu Panda), con un guión creado por Irena Brignull (The Boxtrolls) y Bob Persichetti (Tarzán y Mulán), la película toma el cuento atemporal de Antoine de Saint-Exupéry, del año 1942, lo fríe en grasas hidrogenadas y luego lo mete dentro de un marco de jarabe de maíz que claramente trata de hacer que el mensaje acerca de la mortalidad y la evanescencia de la inocencia sean más agradables para las audiencias contemporáneas.

En otros países la película se presenta con un elenco de voces conocidas, con un paquete adquirido por Paramount para presenta la película en otras partes y se gastarán millones haciendo campaña para promocionar esta película para el verano.

Pero si bien en Europa la familiaridad con la historia fuente puede asegurar interés, especialmente en Francia donde la historia se repite hasta el cansancio, en otras partes del mundo puede ser más difícil de vender.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios