Cannes: Michael Moore siempre crítico y polémico

f061mh04.jpg



Ya ganador de una Palma de Oro en 2004 por su film “Fahrenheit 9/11”, el director Michael Moore presentó fuera de competencia su nueva película “Sicko”. Un documental dedicado a mostrar al mundo la deshumanización del sistema sanitario de los Estados Unidos que deja sin cobertura médica a 50 millones de personas que no cuentan con los recursos como para acogerse a un seguro.

La película, que se estrena en los Estados Unidos el próximo 29 de junio, ya ha generado polémicas y como consecuencia de ello, el gobierno norteamericano tomó la decisión de someter a Moore a una profunda investigación por violar las leyes federales de seguridad.

Sin lugar a dudas, una de las escenas más perturbadoras de la cinta es la que muestra al director partiendo en lancha junto con una docena de enfermos que carecen de cobertura médica, varios de ellos bomberos y rescatistas voluntarios, tras el atentado del 11 de septiembre de 2001. Los pasajeros arriban a Cuba y piden ser tratados en la base norteamericana de Guantánamo, donde los presos de Al-Qaeda gozan de cuidado médico. Al no recibir respuesta alguna, son atendidos con gran eficacia por el sistema público cubano con resultados sorprendentes. Por esta escena, ahora Moore es acusado de violar la prohibición de ingresar y filmar en la isla. “Que alguien me explique por qué nuestros héroes, que fueron utilizados por los políticos para sacarse fotos, no poseen cobertura de salud, mientras que sí la tienen nuestros enemigos. No me interesa que me digan que soy un propagandista de Cuba. Lo que me parece inmoral es que 50 millones de compatriotas no tengan acceso a la salud en el país más rico del mundo. Un chico de Detroit hoy tiene por lo menos tres años menos de expectativa de vida que uno cubano, y la mortalidad infantil en nuestro país es una de las más altas del mundo”, explicó.

Pero quienes hayan seguido la carrera de Moore notarán en esta película algunos elementos novedosos en su construcción, dado que la presencia en cámara del director es mínima y la confrontación ha dado lugar a una mirada más íntima y sensible. En ese sentido, cuenta que “quería hacer una película distinta, en la que el protagonista no fuera Michael Moore, sino los ciudadanos, no contada desde el yo, sino desde el nosotros. Por eso, después de tanta exposición mediática, estuve dos años y medio sin aparecer en televisión”. 

Sin lugar a dudas, delante o detrás de cámara Michael Moore es un provocador y eso, genera repercusión.

Compartir en Google Plus

Acerca de MSR

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios