Cómo Diario de una pasión cambió el drama

Todas las generaciones tienen un romance trágico y lleno de lágrimas que les pertenece. En los 70s se trató de Historia de amor (el amor significa no tener que pedir nunca perdón), en los 80s fue Amor sin fin (el amor significa quemar la casa de tus suegros) y en los 90s fue Titanic (el amor significa asegurarte que tu novia no se ahogue en el Atlántico).

Pero para aquellos que llegaron a la adolescencia durante la década del 2000, la película dramática para largarse a llorar es Diario de una pasión, una película que ha logrado crear una enorme cantidad de pañuelos sucios, caras con lágrimas y lanzó al estrellato las carreras de Ryan Gosling y Rachel McAdams. E inspiró como un millón de millones de GIFs.

Lanzada a los cines hoy pero hace 10 años la adaptación de la novela de 1996 de Nicholas Spark, en la que Gosling y McAdams hacen las veces de Noah y Allie, dos amantes cuyo romance se ve puesto en peligro por la guerra, la desaprobación de la familia y la edad, en su momento no fue extremadamente exitosa. Pero probó a la larga quedarse en las salas todo el verano y volverse una película de culto.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios