Películas que tardaron muchísimo en producirse

Hace pocos días llegó a los cines la película Boyhood. Richard Linklater nos alcanza con un acercamiento único una película acerca del crecimiento de una persona siguiendo al mismo niño (Texan Ellar Coltrane) a lo largo de 12 años de su vida, desde la edad de 6 hasta los 18.

Linklater le comentó hace poco tiempo al New York Times que era la única manera en la que podemos realmente entender la experiencia por la que pasa el personaje principal “Sabía que Eller iba a crecer. No sabía cómo. En qué se iba a convertir o cómo iba a ser, pero sabía que iba a ser alguien”, explica.

A pesar de sus beneficios artísticos, es muy raro que una película se filme durante tanto tiempo y es aún más raro que sea una elección intencional por parte del creador de la película. Aquí hay algunos ejemplos de películas con producciones largas y cómo ayudaron (o retrasaron) el producto final.

Othello (1952)

Tiempo de producción: 1949-1951

Todo se reduce a una palabra: dinero. Orson Welles no tenía nada de dinero y un financiero italiano originalmente había aceptado financiar la producción, pero cayó en bancarrota pocos días después del inicio de la filmación, así que el director sacó su propia chequera y siguió filmando hasta secar su cuenta de banco. Después de eso, todo dinero ganado iba directamente para Othello y retomó la producción siempre que pudo, a menudo con diferentes actores y en diferentes países.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios