Así pagabas antes en el cine vs Así pagas ahora

Ticket Entertainment Cinema Film Food Popcorn

Ticket Entertainment Cinema Film Food Popcorn


Lo de acudir al cine, decidir qué película ver y guardar pacientemente la cola para obtener una entrada, a manos de un diligente empleado es, podríamos decir, muy retro.

La tecnología ha avanzado en los métodos de pago, pero además se ha especializado en esas diferentes y habituales situaciones en las que hay que rascarse el bolsillo, como se suele decir. En el cine, también.

La tarjeta del crédito, también un clásico

Que las taquillas incorporaran un terminal de punto de venta (TPV) en los que se puede pagar con tarjeta, fue un sueño cumplido para todos aquellos que retrasan y retrasan el pasar por el cajero para tener efectivo. Son cada vez más los que se pasean tranquilamente durante días con su dinero de plástico.

Pero incluso a ese gesto tan sencillo y rutinario le han salido alternativas. Para empezar, lo de introducir el número PIN ya no es necesario, si se opta por pasar la tarjeta por el lector correspondiente y ver reducida la cuenta de forma instantánea. En una palabra, contactless.

Algo que, por cierto, no ha estado exento de polémica, porque facilita sus ilícitas operaciones a aquellos amigos de lo ajeno que se encuentren una, por ejemplo. Como perder la tarjeta de crédito no responde a casos aislados, más vale conocer el procedimiento cuando esto sucede.

Las fórmulas más novedosas

Todo sea por facilitar la vida a todos aquellos que quieren ver cubiertas sus necesidades en el aquí y el ahora. Sobre todo esa generación millennial que no espera para hacer según qué cosas, como comprar sus entradas de cine.

De pagar en taquilla en efectivo a hacerlo con tarjeta, pasamos a usar esta última para introducir los datos en la web del exhibidor. Es decir, rellenar unos campos y listo, ya tienes tus entradas varios días antes de la proyección de la película.

Se ha innovado también en la fórmula de presentar ese ticket comprado por Internet. Habrá quien todavía no haya podido romper del todo ese cordón con lo offline, con el papel físico, y se sienta en la necesidad de imprimirlo aunque lo haya comprado por Internet. Pero también se puede guardar en el correo electrónico o una aplicación destinada a guardar entradas o billetes, como la antigua Passbook.

De hecho, lo más novedoso es usar fórmulas híbridas como App Wallet, que convierte el contenido de la cartera en digital. En el mismo lugar virtual quedan asociados tarjetas de créditos, débito, de prepago, socio o fidelización, así como tarjetas de embarque, entradas o cupones. Es decir, permite pagar desde el móvil y almacenar para no tener que imprimir.

Compartir en Google Plus

Acerca de Carlos

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios