Bullock pasó de una cámara de torturas a una nominación al Oscar

Bullock pasó de una cámara de torturas a una nominación al Oscar

Bullock pasó de una cámara de torturas a una nominación al Oscar

Para que Alfonso Cuarón y su equipo pudiesen lograr la serie de hechos cinemáticos increíbles que hicieron para la película que recibió 10 nominaciones al Oscar y que es un drama del espacio llamado “Gravity”, tomó algo de ingenio fuera de este mundo y un espíritu colaborador de todos los involucrados, especialmente para su actriz líder (y, durante gran parte de la película, la única actriz), Sandra Bullock.

“Mucho de todo esto no se había hecho nunca antes”, explica la nominada al Premio a la Mejor Actriz en una entrevista exclusiva de media hora detrás de las cámaras de la película, que recibió el nombre de “Gravity: El viaje imposible”, producida por Warner Bros. Pictures. Bullock dice “Fue un avance extraordinario para las películas”.

En verdad, mucho se lograría a lo largo de los años, después de que Cuarón y su hijo y escritor Jonás Cuarón concibieron por primera vez el drama épico con un conjunto relativamente pequeño de planos maestros ideológicos, incluso en ese momento no tenían idea de la escala que podía alcanzar todo esto y lo que iban a crear. “Cuando lo estábamos escribiendo, no lo estábamos escribiendo para que fuera una película de efectos especiales”, recuerda el director Cuarón “pensé que iba a ser algo muchísimo más simple”.

“Empezamos a hablar acerca de esta idea de hacer una película que era un viaje de 90 minutos donde los espectadores estarían todo el tiempo agarrados al borde del asiento, pero al mismo tiempo que tuviese una gran cantidad de connotaciones metafóricas”, recuerda Jonás Cuarón en el video. “Comenzamos a tratar de decidir dónde ubicaríamos la película, y de repente a ambos se nos ocurrió esta imagen de un astronauta flotando en el vacío del universo”.

Dicha imagen, por supuesto, es la que se convertiría luego en la pieza central de una excelente película que ha ganado más de 100 millones de dólares, con una campaña promocional emocionante y efectiva. Aún así, para Alfonso Cuarón, es el símbolo de una “pieza fílmica dirigida por un personaje en el que el espectáculo y los efectos visuales son un producto secundario del drama”.

 

Compartir en Google Plus

Acerca de Carolina Alonso

  • WordPress Comentarios
  • Facebook Comentarios